Hoy se exige calidad, equidad y tecnología

14 07 2009
 
COLOMBIA – Todo el mundo tiene derecho a estudiar en función de su capacidad de aprender, no de pagar, sentenció Ligia Deca pero sus palabras podrían haberse estrellado contra el muro de la realidad.

La presidenta de la Unión de Estudiantes Europeos fue una de las participantes en uno de los paneles que se desarrollaron en la Conferencia Mundial de la Educación Superior que por cuatro días deliberó en la Unesco en París.

La fortaleza que ha adquirido la educación superior privada, las nuevas tecnologías, la transnacionalidad estudiantil, la equidad y el apoyo gubernamental fueron algunos de los asuntos discutidos con mayor vigor.

La declaración final, de hecho, enfatizó que en ningún otro momento de la historia había sido más importante invertir en educación superior como una gran fuerza para edificar una diversa e inclusive sociedad del conocimiento y para avanzar en investigación, innovación y creatividad.

Para el Director General de la Unesco, Koichiro Matsuura, la educación terciaria experimenta una auténtica revolución, con cuatro factores dinámicos que la están transformando:

La aceleración de la demanda, puesta de manifiesto por los 51 millones de nuevos estudiantes matriculados en los centros de enseñanza terciaria del mundo desde el año 2000; la diversificación de los proveedores, evidenciada por el hecho de que los centros de enseñanza superior privados acogen a más del 30 por ciento de los estudiantes universitarios del mundo entero; el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación; y la mundialización, presente en la manera en que “enseñamos, aprendemos, estudiamos, investigamos y comunicamos”.

En este contexto, agregó Matsuura, “debemos encontrar un equilibrio entre la cooperación y la competición, con vistas a promover una enseñanza y aprendizaje de excelencia para el mayor número posible de personas”.

La declaración final llamó en ese sentido a integrar más y mejor las nuevas tecnologías para enfrentar la demanda creciente de una carrera y compartir los resultados del trabajo científico.

No se esperaban consensos sino sembrar inquietudes. Así, la movilidad de estudiantes entre países, la aparición de mega-universidades, la falta de preparación de profesores para atender la explosión de jóvenes demandantes de más y mejor educación y la presencia de universidades transfronterizas cuya calidad no está asegurada y es difícil de controlar, surgieron como otros temas que movieron la conferencia.

Y la financiación, el asunto que inquietó a Deca, pero que para Ángel Gurría, secretario de la OCDE parece claro exigir a los estudiantes una contribución financiera para lograr equidad y eficiencia.

Mucho para analizar.

 

FUENTE: ELCOLOMBIANO.COM

Anuncios




“Educación superior sufre una auténtica revolución”, aseguró la Unesco

7 07 2009

CONFERENCIA DE LA UNESCO (PARIS, FRANCIA) – Con la asistencia de unos mil participantes de 148 países, la Conferencia Mundial sobre Educación Superior inició sus trabajos el 5 de julio en la sede de la Unesco en París (Francia).

Los oradores que intervinieron en la sesión de apertura destacaron la importancia que tiene la educación como respuesta a la crisis económica mundial y subrayaron que la equidad, la calidad y la cooperación internacional plantean retos de importancia fundamental a todos los gobiernos.

“Las instituciones de enseñanza superior desempeñan un papel estratégico en la búsqueda de soluciones a los problemas más importantes que se plantean hoy en los ámbitos de la salud, la ciencia, la educación, las energías renovables, la gestión del agua, la seguridad alimentaria y el medio ambiente”, dijo el director general de la Unesco, Koichiro Matsuura, en su alocución inaugural.

Matsuura aseguró que la educación superior está experimentando una “auténtica revolución”; en ese sentido mencionó los cuatro factores dinámicos que la están transformando.

El primero es la aceleración de la demanda, puesta de manifiesto por los 51 millones de nuevos estudiantes matriculados en los centros de enseñanza terciaria del mundo entero desde el año 2000.

El segundo es la diversificación de los proveedores, evidenciada por el hecho de que los centros de enseñanza superior privados acogen a más del 30 por ciento de los estudiantes universitarios del mundo entero.

El tercero es el impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación, y el cuarto la mundialización “manifiestamente presente en la manera en que enseñamos, aprendemos, estudiamos, investigamos y comunicamos”.

En este contexto, agregó Matsuura, “debemos encontrar un equilibrio entre la cooperación y la competición, con vistas a promover una enseñanza y aprendizaje de excelencia para el mayor número posible de personas”.

Por eso, la mejora en la cobertura es una cuestión importante. “Si estoy aquí -dijo Jill Biden, esposa del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y profesora de un centro universitario comunitario- es porque en mi propia clase puedo ver el poder que tiene la educación para abrir puertas en la vida. Todos tenemos derecho a beneficiarnos de las oportunidades que la educación ofrece”.

En ese sentido, Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), señaló que una mayor diversificación de las fuentes de financiación puede contribuir a ampliar el acceso a la enseñanza superior.

Refiriéndose a un estudio realizado por la Ocde sobre las políticas de enseñanza superior, Gurría señaló que “el mejor medio de lograr la eficiencia y la equidad es adoptar un en el que se les exija a los estudiantes una contribución financiera pero se les de una ayuda en forma de préstamos o subvenciones con los que también se ayuden a sufragar sus gastos corrientes”.

El experto advirtió, además, que las políticas de educación han de centrarse en la pertinencia de lo que aprenden los estudiantes y deben tratar de resolver el desempleo de los jóvenes. Agregó que “los que tienen el privilegio de estudiar están sufriendo una frustración enorme porque no pueden conseguir un empleo”.

FUENTE: ELTIEMPO.COM