Para un ambiente sano también se debe saber leer y escribir

23 01 2010

GUATEMALA:

El 2009 cambió la vida de las más de cien madres de familia originarias del municipio de Cahabón, Alta Verapaz, quienes aprendieron a reforestar, a organizarse y a comercializar el fruto del árbol de ramón. Ahora les toca dar el próximo gran paso: aprender a leer y escribir.

El proyecto de Desarrollo de las Capacidades de las Mujeres en la Gestión Ambiental, que impulsa el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales -MARN- a través de la dirección General de Formación Organización y Participación Social -Digefopas- y con la ayuda del Comité Nacional de Alfabetización -Conalfa-, brindarán educación primaria a 116 familias de tres comunidades de dicho municipio, Chuchub, Santo Domingo Rubletzú y Santa Cruz Miraflores.

De acuerdo con Justa de Monney, directora de Digefopas “el no tener una formación escolar mínima, reduce el ritmo de desarrollo de la región y las oportunidades de educación para las siguientes generaciones”.

Por ello, el objetivo primordial de este proyecto es fortalecer la participación y organización de las familias en el aprovechamiento y manejo sostenible de los bienes y servicios naturales, específicamente alrededor de la recuperación cultural del árbol de ramón, una alternativa alimenticia.

El proyecto es un modelo de coordinación interinstitucional, en el cual participan los Consejos Departamentales y Comunitarios de Desarrollo, los comités organizados de mujeres que ya existían en las comunidades, y las instituciones del Gobierno como el Fondo Nacional para la Paz -Fonapaz-, la Secretaría de de Seguridad Alimentaría Nacional -Sesan-, la Secretaría Presidencial de la Mujer -Seprem-, la Secretaría para la Paz -Sepaz- y la Defensoría de la Mujer Indígena -DEMI-.

La ejecución del proyecto “Desarrollo de Capacidades de las Mujeres para la Gestión Ambiental”, se ha realizado desde el año 2008, con enfoque multicultural, equidad de género, autosostenibilidad, cultura alimentaria, salud y educación integral.

En él, se han generado conocimientos y capacidades para influir en cambios de actitud en las personas con respecto al ambiente, uso de los bienes y servicios naturales y hábitos nutricionales con pertinencia cultural que inciden en la salud de hombres, mujeres, niñez y juventud.

En este proceso, los comunitarios descubren que tiene en sus manos la gestión ambiental para lo cual, fortalecen la toma de decisiones y contribuye al mejoramiento paulatino de la calidad de vida en donde las mujeres juegan un papel muy importante por ser ellas las mejores administradoras de los recursos de las familias.

Fuente: OEI Noticias – Presidencia de la República de Guatemala


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: